‘Todo empezó en Cervera’: la infancia a todo gas de ‘la hormiga atómica’ Marc Márquez

Después de Valentino Rossi llega el turno para Marc Márquez en Ruta 46 – Ruta 93, el camino de dos mitos, la serie documental de DAZN que profundiza en los orígenes, la trayectoria y la rivalidad de los dos campeones. La plataforma lanza hoy Todo empezó en Cervera, el segundo episodio de la producción. Un viaje a la infancia de un talento precoz.

«Vivo como había soñado, es de lo que estoy más orgulloso. Y no hablo de los títulos. Soy piloto profesional. Vivo de mi hobby y aparte es mi trabajo», confiesa Márquez.«He soñado dos o tres veces llegar al Mundial y ganar», deslizaba con toda la ilusión del mundo un sonriente niño aún con las paletas separadas. El sueño se cumplió con creces.

Su camino comenzó subido, con apenas cuatro años, a una moto adaptada con ruedas pequeñas para asegurar el equilibrio, continuó con una moto de gasolina traída por los Reyes Magos y se lanzó definitivamente con los adelantamientos al límite y la rivalidad con Pol Espargaró.

La estatura, el peso y el ‘baby boom’ de Wembley 92.

La estatura de Marc Márquez contrastaba con la de los pilotos de su edad. «La hormiga atómica», comenta Espargaró. «Le pasaban por el lado y enseguida lo tiraban. Hay una foto en un podio en la que hay una diferencia de peso y altura brutal entre él y el resto», añade Josep Rojas, propietario del equipo Procurve. Y de ahí al lastre de 20 kilos que le ponían a su moto para competir en las carreras. O a la intrahistoria de cómo gestionaba los entrenamientos por las mañanas y reservaba los riesgos y las caídas para las tardes. Todo para aprovechar al máximo el tiempo subido a la moto.

La entrega incluye además los testimonios de su madre Roser Alentá y su padre Julià Márquez o Jaume Curcó, director del circuito Rufea al que Márquez apoda como ‘El ojeador’ y Emilio Alzamora, campeón del mundo de 125cc y mánager del piloto. También el de Emilio Pérez de Rozas, periodista de El Periódico de Catalunya. «Marc Márquez nació en una familia de motos, pero fue concebido por el fútbol, gracias al gol mítico de Ronald Koeman y a la gran final de Wembley», desvela Pérez de Rozas antes de la confesión definitiva entre risas de los progenitores.

El próximo capítulo, el 10 de febrero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *