Balvin: «Nos falta crear la química en el grupo»

Balvin se lesionó con Chequia en la última ventana FIBA. Era el máximo reboteador de la ACB, una referencia del Bilbao, y de la Liga, venía de un partidazo en Sevilla (41 de valoración) y aunque su país está clasificado para el Eurobasket, no podía desertar. «Era importante acudir a la llamada para el ránking de cara a los grupos y por la clasificación para los Juegos. Yo no fui para tocarme los huevos», sostiene molesto. Las lesiones ya le han amargado en otras ocasiones. Y las tiene grabadas a fuego. Como en Chequia, antes de jugar una Final Four, con una rotura de ligamentos. O en Gran Canaria con Pedro Martínez cuando el equipo iniciaba una remontada en la clasificación. Es el capitán y se sabe el líder en Miribilla.

A comienzos de diciembre se lesionó en el pie y ahí empezaron los males en el RETAbet. En está parón inminente se quedará en casa, para recuperarse del todo. «Han sido casi dos meses duros, con inyecciones en el tobillo para ayudar a la recuperación y volver antes», relata. hacía bicicleta y piscina, pero a la hora de meterse en la cancha, le costaba. Luego el plano de resistencia física, para un 2,17 como él, ha desempeñado un papel importante. «Cuando volví y vas para arriba y abajo, pedía el cambio porque estaba muerto, el músculo de la pierna fuerte no podía trabajar como de costumbre».

En su ausencia han pasado muchas cosas. Han llegado más refuerzos y se han sumado pocos triunfos. Eso le hace sentirse mucho más responsabilizado. «Ves en cada partido que no puedes ayudar y te cuesta acostumbrarte. Las lesiones son parte de este deporte, pero nunca llegan en buen momento Intento ejercer de líder desde el principio», sostiene. También se inventó un medio griego que tuvo una oferta del Olympiacos, algo que se ha encargado de desmentir. Para el pívot checo, que un equipo sea una piña es un valor añadido, algo que pudo comprobar el año pasado: «Fue más fácil hacer grupo, ir a cenar, dar una vuelta… este año es más jodido y eso afecta. Si hay continuidad con la mayoría del bloque, es más fácil tener química, es una de las claves. Nos falta crearla. Si cuentas con ella, va todo mucho mejor. Hay jugadores tocados, es un tema mental, pero ganas un partido y se puede cambiar automáticamente de plano», agrega el cinco de Mumbrú.  

Balvin admite que les falta dureza y que no debería afectarles tanto verse abajo. «No podemos cambiar más gente». Es de los que echa de menos a la hinchada. «Con Burgos tenemos la mejor afición, es un plus necesario». Y apuesta por la continuidad de Mumbrú: «No veo la necesidad de cambiar de entrenador, estoy contento con su filosofía. Si fuera un problema, Rafa (Pueyo, director deportivo) lo resolverá. Ha habido muchos problemas y las cosas no funcionaban. En la pista ni Alex (Mumbrú), ni Rafa ni Pedja (Savovic, director general) van a sacar los partidos. Tenemos que tirar de orgullo y seremos capaces de hacerlo». Por último, señala con su castellano rotundo lo que piensa de todo el sistema de Ventanas: «FIBA , Euroliga y NBA no respetan. Parece que pelean a ver quién la tiene más larga». 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *