El doble efecto de la vacuna de AstraZeneca

La vacuna contra la COVID-19 desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford continúa derrochando optimismo. El ministro de Sanidad de Reino Unido, Matt Hancock, ha adelantado los resultados de un estudio que revela que la vacuna no solo protege del virus, sino que ralentiza su propagación. “La publicación sobre la vacuna de Oxford debe dar la confianza de que no solo sirve para mantenerte a salvo, sino también para evitar que transmitas la enfermedad a otros”, ha manifestado a través de un vídeo colgado en Twitter.

La investigación, publicada en Preprints with The Lancet, concluye que la primera dosis otorga protección al 76% de los vacunados durante, al menos, tres meses y que logra reducir la transmisión de la enfermedad en un 67%. Además, los datos reflejan que retrasar la administración de la segunda dosis podría aumentar la efectividad de la vacuna. Los científicos observaron que si la segunda inyección se pone 12 semanas después de la primera la protección media contra el virus aumenta hasta el 82%, mientras que esperando seis semanas la cifra se reduce al 54,9%. Este estudio todavía está siendo revisado, pero sus resultados son esperanzadores.

Por otra parte, Hancock también adelantó detalles sobre la evolución del plan de vacunación de Reino Unido. Asegura que se ha reducido 2/3 la transmisión y que no se han producido hospitalizaciones entre los vacunados. “Esta vacuna funciona y funciona bien”, sentencia.

Polémica con la edad

Los comités científicos de Francia, Alemania, Polonia, Austria, Suecia, Italia y Países Bajos recomiendan no usar la vacuna de AstraZeneca en personas mayores de 65 años debido a la falta de pruebas sobre su efectividad. España, probablemente, decidirá lo mismo este miércoles.

De hecho, el presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que la vacuna es “casi ineficaz” en este sector de la población, algo a lo que no tardó en responder el jefe de ensayos de vacunas de Oxford, Andrew Pollard. “No entiendo lo que significa esa declaración. La cuestión es que tenemos bastante menos datos sobre adultos mayores, por lo que la gente tiene menos certeza sobre el nivel de protección, pero tenemos buenas respuestas inmunológicas en los adultos mayores muy similares a los adultos más jóvenes, la protección que vemos está exactamente en la misma dirección y de una magnitud similar”, dijo a la BBC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *