El Mercedes W12 de Hamilton y Bottas es una caja de lego

No hay margen para el error. Así se podría titular el trabajo que los técnicos de Mercedes están realizando en las fábricas de Brackley y Brixworth (Gran Bretaña). Porque la nueva flecha de plata que pilotarán Valtteri Bottas y Lewis Hamilton, salvo sorpresa de última hora, en el Mundial de Fórmula 1 2021 se encuentra en pleno proceso de montaje después de un intenso programa de simulaciones en el CFD y túnel del viento para recuperar la carga aerodinámica perdida debido a las modificaciones en el difusor o suelo del monoplaza impulsadas por Pirelli y la FIA.

Un ensamblaje que Toto Wolff espera tener completamente finalizado el domingo 28 de febrero, 48 horas antes del shakedown (jornada de rodaje) que una temporada más los heptacampeones efectuarán en el circuito de Silverstone el 2 de marzo: «El coche está lejos de estar terminado. No estará listo hasta los momentos finales previos al shakedown, digamos unas 48 horas antes. Por el momento no hay mucho del nuevo coche que se pueda ver. Es como si alguien hubiera volcado una caja de lego llena en el taller. Sin embargo, es impresionante ver como las piezas del rompecabezas irán, poco a poco, encajando en su lugar».

Más de un segundo de pérdida por las nuevas reglas aerodinámicas en la F1

100 kilómetros en total que a buen seguro aprovechará el departamento comandado por James Allison para verificar que todos los sensores y sistemas del nuevo coche funcionan correctamente antes de poner rumbo a Bahréin para afinar su rendimiento: «Estos últimos meses ha sido todo un reto tratar de recuperar todo el rendimiento posible. Ha sido interesante estar en el túnel de viento y trabajar con el CFD para estar seguros de que recuperamos todo el rendimiento que podemos. El año pasado se hicieron cuatro cambios aerodinámicos importantes para prepararnos para esta nueva temporada. La combinación de esos cuatro elementos dejan la aerodinámica del coche a un nivel parecido al que tenía en 2019″.

Allison destaca el arduo esfuerzo que su sección lleva realizando desde mediados de julio al sur de Northamptonshire (Gran Bretaña) para recuperar la desventaja superior al segundo por vuelta que constararon que padecería el W12 con respecto al W11 cuando hicieron el primer ensayo con las reglas de esta edición: «El primero cambio es un corte triangular en los bordes del suelo por delante de las ruedas traseras. Cuando lo ves quizá piensas que no es muy grande, pero, si simplemente cortas esa zona del coche, pierdes un segundo por vuelta. Luego están las pequeñas aletas y las rarunas de los conductos de los frenos traseros, que se redujeron unos pocos milímetros. Son un elemento muy potente y ese cambio costó mucho rendimiento. También se redujo la altura de los elementos de la zona del difusor, que ya no pueden estar tan cerca del suelo. Y eso significa que no pueden crear un sellado aerodinámico tan eficaz como antes. Por último, en el extremo delantero del suelo, cerca de los bargeboards (contribuyente aerodinámico), puedes ver que esos suelos son como una persiana, con muchas ranuras. Es un elemento aerodinámico que genera mucha carga, pero todas esas ranuras se han eliminado para 2021″.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *