El overbooking de mayo

Eddie Hearn y Bob Arum están ahora mismo inmersos en la negociación de una de las peleas más importantes de lo que va de siglo. Anthony Joshua y Tyson Fury podrían unificar el peso pesado (la primera vez en la historia) en junio. Los dos promotores tienen muchos huevos en esa cesta, pero no son los únicos. A la vez están moviendo otros dos grandes combates, uno cada uno, y han pensado en la misma fecha tentativa: el 8 de mayo.

El veterano presidente de Top Rank es el que parece tener tomada la ventaja, ya que según informan diferentes reportes ha reservado el MGM de Las Vegas para ese día. José Carlos Ramírez (26-0, 17 KO), monarca WBC y WBO del superligero, y Josh Taylor (17-0, 13 KO), campeón WBA e IBF de la misma categoría, unificarían la división ese día. El combate se viene esperando tras las victorias de ambos (Ramírez ante Postol y Taylor frente a Khongsong) en 2020.

Por el otro lado, Eddie Hearn de momento no debe esperar. Canelo Álvarez peleará contra Yildirim el 27 de febrero. Debería de ganar fácil y pensar en el pupilo del británico, Billy Joe Saunders (30-0, 14 KO). El campeón WBO parece el sigueinte en la lista del mexicano y el acuerdo entre Matchroom y Álvarez, que incluye los dos pleitos, parece claro, pero primero debe ganar. El de Guadalajara no quiere dejar pasar la oportunidad de pelear en las dos citas más especiales para los mexicanos: el 5 de mayo y el 15 de septiembre.

Arum quiere ‘tirar’ del pasado mexicano de Ramírez, sus padres son emigrantes y él ha ayudado a muchos en la misma situación que sus progenitores, por ello y como el 5 de mayo es miércoles ser quiere ir al fin de semana. En el caso de Canelo es más entendible, ya que tendría una semana más entre sus dos pleitos. Ambos tienen sus motivos, pero cuando este martes Eddie Hearn deslizó la fecha potencial en la que piensan saltaron las alarmas. Ambos combates son dos de esos que «todo el mundo quiere ver» y su solapamiento no agrada. La opción salomónica, y que no es descartable, es que una de ellas se adelanta a «horario europeo», algo similar pasó con el Ryan García vs Luke Campbell, y así no habría el overbooking que se prevé. Otro factor a tener en cuenta es que las velada de Top Rank la ofrece en Estados Unidos ESPN, por lo que Arum también tendría que cuadrar horarios con la UFC, ya que la emite la misma plataforma y podrían restarse. Lío de coincidencias tras semanas de desierto total en el noble arte. El boxeo se reactiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *