Las claves del milagro de Nueva Zelanda frente al coronavirus

Siouxsie Wiles es la científica más famosa de Nueva Zelanda y una de las grandes responsables del éxito del país en la batalla contra la pandemia. Aunque la nación oceánica reimpuso las restricciones de frontera desde que se detectó la variante británica, la capacidad de detección es notable con las personas que llegan al país y son obligadas a aislarse.

En una información de la que se hace eco eldiario.es, Wiles señala que todos los sistemas tienen puntos débiles: «Lo más frustrante es la idea de que, si se nos cuela el virus por las fronteras, nuestros sistemas han fallado… Cualquier defensa que se utilice va a tener puntos débiles, por lo que se deben utilizar unas estrategias sobre otras para mejorar las cosas».

Responsabilidad ciudadana

Uno de los pilares de Wiles se basa en la responsabilidad ciudadana. Por este motivo, lanzaron una campaña apelando a ella de forma tan necesaria como al uso de mascarillas. El Gobierno neozelandés también dispone de una aplicación para rastrear casos, aunque su uso ha caído drásticamente desde su cota máxima con 2,5 millones de escaneos el pasado mes de septiembre. 

Así, Wiles opina que el relajamiento se debe a que los ciudadanos creen que la lucha contra el patógeno corresponde únicamente al Ejecutivo: «Obviamente tenemos que confiar en el Gobierno y necesitamos que funcione la cuarentena obligatoria… pero me vuelve loca la idea de depender absolutamente en él y de que no tenemos responsabilidad propia».

Medidas más duras

Ante la aparición de las nuevas variantes, se ha solicitado mayor dureza en los controles fronterizos. Pese a ello, Wiles recalca que los nacionales tienen derecho a regresar: «Me enfada muchísimo, a nivel humano, la idea de decir ‘cerrad las fronteras’, o ‘poned la mayor cantidad posible de trabas’, porque aquí queremos disfrutar del verano sin parar», dice Wiles.

Por ello, la experta explica que no es suficiente con proteger las fronteras: «Tenemos que hacer todo lo posible por promover todas las medidas posibles en otros países… para lograr detener la pandemia, para que dejen de aparecer variantes nuevas como estas».

Tres pilares

Asimismo, asegura que existen tres formas de aportar a los esfuerzos globales: difundiendo cómo se propaga el patógeno, servir de modelo para otros territorios sobre la forma de detenerlo y apelar a la responsabilidad social. En su opinión, la clave del éxito de Nueva Zelanda fueron «sus valores políticos que consideran a la gente al mismo nivel que la economía, por lo que nuestra salud es lo más importante».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *