«Muchos de mis compañeros acabarán en Primera División»

– Nació en Alguazas, un pueblo muy cercano a Murcia. ¿Allí empezó a jugar al fútbol?

– Empecé con cinco años en el estadio de San Lorenzo con los amigos de mi clase y la infancia, que aún sigo conservando. Me acuerdo muy bien. En mis inicios tuve un entrenador con el que conseguí ganar la liga en alevines de segundo año, pero yo todavía era benjamín. Se llama Paco y tiene el Bar La Parada en el pueblo. Todavía tengo contacto con él y le llevo alguna camiseta.

– ¿Qué echa de menos de su tierra?

– Sobre todo la rutina con mis amigos y la familia. Siempre he sido muy familiar. Estás en tu hábitat, el clima también ayuda mucho, pero Miranda es un sitio tranquilo. Me he adaptado bien y estoy muy a gusto.

Su trabajo en el Real Murcia no pasó desapercibido, incluso para un gran club como el FC Barcelona.

– Son cosas que siempre están ahí. Lo leí en su momento, pero siempre he dicho que cuando salgo al campo, me centro en el partido. Todo eso no lo tienes en cuenta y se te olvida. Siempre intentas hacer bien el trabajo.

– Y este verano llega un club mucho más modesto que desembolsa cerca de 130.000 euros para su fichaje. ¿Cómo recuerda ese interés?

Fue muy temprana la toma de contacto con el Mirandés. Chema (Aragón) enseguida habló con mi representante y conmigo. Desde el primer momento quise venir a un club de Segunda que apostaba por gente joven. Era la mejor opción. La cantidad desembolsada quiere decir mucho. Está haciendo muy bien las cosas y es capaz de hacer fichajes en propiedad.

– ¿Ha llegado a sentir más presión en el Real Murcia que la que puede tener en el Mirandés?

Allí la presión es continua porque es un club que exige mucho por el escudo que llevas y el tener que ganar cada partido. Estuve un año y creo que eso me ha ayudado. La exigencia te hace más fuerte, tanto dentro del campo como psicológicamente. En el Mirandés también tienes que cumplir con unos objetivos.

– A parte del fútbol, ¿cómo se divierte Meseguer fuera de los terrenos de juego?

Paso mucho tiempo jugando a la Play que al final es mi compañera. Tengo mucha amistad con Iván (Martín). Nos conocíamos de antes y pasamos mucho tiempo juntos cuando podemos. Suelo ir a Vitoria al centro comercial, he ido a Bilbao, lo que se puede y cumpliendo con el protocolo.

– ¿Qué compañero le ha sorprendido más sobre el césped?

– Viniendo de nuestro equipo, más de un jugador acabará en Primera. Muchos de mis compañeros tienen unas condiciones brutales. Iván es un futbolista que marca la diferencia. Vivian tiene una jerarquía impresionante. Parece que lleva jugando en Segunda División 5 ó 6 años. Víctor (Gómez) también me ha sorprendido. Es el más joven y volverá a jugar en la máxima categoría.

– Hace una semana se conmemoró el noveno aniversario de la primera clasificación del Mirandés para las semifinales de la Copa del Rey. Por aquel entonces, Meseguer tenía tan solo 12 años.

– Recuerdo ese momento del Mirandés porque se hizo viral. Me acuerdo de Pablo Infante que salió por todos los lados, en las noticias y en los periódicos.

– Le quedan dos temporadas más por delante como rojillo, ¿con qué objetivos personales se presentan?

– Mi idea es seguir jugando y cogiendo minutos en la categoría. Y este año conseguir el objetivo lo antes posible para quedarnos otro año en Segunda.

– El hecho de rondar los puestos de playoff hace algunas jornadas, ¿pudo desorientar?

– No creo que haya sido eso, pero el futbolista a veces se confía y deja de hacer cosas porque se ve cómodo. Nos veíamos bien en la clasificación. Nosotros no debemos perder el norte. Hay que saber cuál es nuestro principal objetivo, que es la salvación. El otro día el equipo tuvo un cambio de actitud y ese es el camino.

– ¿Cristo González dará muchos puntos al equipo en la segunda vuelta?

– Claro que lo pienso. Es un jugador que marca diferencias dentro del área y ya nos ha dado los tres primeros. Nos va a aportar mucho en juego en tres cuartos de campo, en asociación porque le gusta estar en contacto con la pelota. No dará mucho más.

– En su caso realiza la denominada labor ‘oscura’ dentro del campo. Un aspecto del juego que se suele valorar muy poco.

– Mi juego es de esa manera. Hacer un trabajo correcto. Es verdad que los goles, las asistencias y la calidad de irse en el uno contra uno no la tengo, que al final es lo que más gusta a los aficionados. Me considero un jugador de equipo que siempre intenta ayudar.

– El Mirandés cerró el primer tramo de la temporada con 27 puntos. ¿Qué nota le pone al equipo?

– Un 8. Hicimos una buena primera vuelta, aunque los tres últimos partidos mancharon un poco el trabajo que habíamos hecho. Conseguimos bastantes puntos y con un buen juego. Siempre se puede mejorar y ojala que en esta segunda vuelta lo hagamos incluso mejor que en la primera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *