Leganés, artillería desviada

Terminado el empate a uno entre el Leganés y la Ponferradina, una única palabra se repetía en el seno de Butarque como una maldición aplastante: acierto. Su ausencia, la ausencia de tino, explica en parte por qué los pepineros no golearon a un rival contra el que gozaron de hasta media docena de claras ocasiones. Eraso, Arnáiz, Avilés, Sergio o Silva gozaron de varias claras. Pero no entraron. No es la primera vez que les sucede.

“Con el Espanyol hicimos buen partido. No era sencillo. Nos faltó acierto, pero el rival penalizó tu no acierto. Ellos tuvieron menos, pero acertaron. Por eso el Espanyol está ahí arriba y nosotros ahí donde estamos”, explicó Garitano tras el 1-1 frente a la Ponfe. La incapacidad goleadora como explicación a los últimos resultados.

El asunto de la falta de pegada preocupa y ocupa a un Leganés que ya ve en el play-off su única opción de ascenso a Primera. Llegado el momento de jugarlo, el tópico de que las áreas deciden se hará más gigante que nunca. Y ahí, por ahora, el Leganés naufraga. Últimamente le cuesta un mundo mantener la meta a cero y también aprovechar las ocasiones propias.

Este último apartado no es nuevo. Ya con Martí el Leganés sufría de carencias ofensivas con un promedio goleador que fue de apenas 0,95 tantos por encuentro durante su presencia en el banquillo. La llegada de Garitano disparó el ratio en los primeros choques tras su retorno, pero la curva se ha aplanado de nuevo. Desde la vuelta del técnico de Bergara, el Lega tiene una media de 1,28 tantos por encuentro. La media de todo el curso es de 1,11 goles por choque.

Mucha llegada, menos acierto

¿Cuál es el origen del problema? La incapacidad para marcar las muchas ocasiones que genera. Porque el Leganés, llegar al área, llega. Y remata. Es el sexto equipo de Segunda que más veces tira incluidos los bloqueos rivales, con 384 remates. Sin embargo, en términos de eficiencia es el 11º, con un 10,16% de eficacia frente al 13% del líder de esta estadística, el Espanyol. Y pese a todo, los 39 goles que ha hecho el Leganés en este curso lo convierte en el 6º equipo más realizador del campeonato.

El asunto no resultaría llamativo de no ser porque el Leganés cuenta con un importante arsenal ofensivo en la plantilla. Los nombres que ocupan el frente de ataque blanquiazul debería ser garantes de un mayor acierto. No es así.

¿Puede ser asunto mental, de estados de ánimo? “Seguro, seguro que sí. Nosotros seguimos trabajando. Tenemos jugadores con talento. Algunas de esas jugadas eran relativamente sencillas para elegir, con diferentes jugadores. Para llegar ahí, habremos hecho cosas buenas. Pero en el fútbol, finalizar bien es lo más difícil”, recordaba Asier Garitano, al que le quedan siete jornadas para garantizar el play-off y, de paso, mejorar la eficacia de los suyos de cara a esa fase de ascenso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *