“Debemos demostrar que si alguien se juega algo somos nosotros”

Fran Escribá, entrenador del Elche, traslada un mensaje de confianza a su equipo y al vestuario en la previa del encuentro ante el Levante, la primera de las seis finales que tiene por delante antes de que termine la temporada. El técnico recela de la posible relajación del Levante y asegura que su tranquilidad puede ser un arma de doble filo. No llora las bajas de los sancionados Gonzalo Verdú, Pere Milla y Emiliano Rigoni, y confirma que Guido Carrillo no forzará.

Moral del grupo ante el Levante: «Está claro que el ante el Real Valladolid fue un palo. Agradecemos ahora jugar tan pronto. Esos dos puntos perdidos nos hubiesen dado un margen para salir del descenso. Espero un partido muy difícil, aunque sea un rival sin problemas por abajo y lejos de Europa. Debemos hacer ver que si alguien se juega algo somos nosotros, aunque ellos querrán ganar y no se dejarán nada para conseguirlo. Debemos demostrar que es un encuentro vital para el Elche y que necesitamos los tres puntos».

A un punto de la salvación: «Lo veo menos bien que si hubiésemos ganado. Siempre pensé que el objetivo sería difícil. Será en las dos últimas jornadas cuando se resuelva todo, cuando llegaremos con opciones. Cada partido es una final para nosotros y quedan puntos suficientes para conseguir el objetivo».

Momento más difícil en el Elche: «Sufrir es parte de mi trabajo. Disfruto entrenando y más, en Elche. Es una profesión que genera mucho estrés y me gustaría estar más tranquilo, con 35 o 36 puntos, planificando la próxima temporada. En mis tres años anteriores en el Elche también sufrimos momentos muy duros. Una de las razones por la que viene es porque quería estar al lado de mi club en esta situación, aunque me hubiese gustado que fuese una situación menos complicada. Estamos todos dolidos porque echamos de menos puntos que se han quedado por el camino. Al grupo le transmito tranquilidad y ellos me la devuelven».

Conjura en el vestuario: «Formamos un cuerpo técnico dialogante. Me gusta palpar el sentir del vestuario. La semana pasada, tras perder ante Osasuna, sí tuvimos una charla más larga de lo normal. Escuché cosas interesantes. Soy positivo y tengo confianza de que lo vamos a sacar adelante. En caso de haber marcado el 2-0 el estado de ánimo sería diferente, al menos en el entorno donde se percibe cierto pesimismo».

Altas y bajas: «Además de los tres sancionados, no vamos a correr riesgos con Guido Carrillo. Si fuese una final auténtica, me ha dicho que se jugaría la pierna; pero esperamos tenerle bien ante el Atlético de Madrid. Josema está perfecto».

Presión de otros resultados: «No me gusta ser los primeros en jugar porque apenas hemos tenido 72 horas para descansar y a estas alturas eso se nota. No es lo mismo en la séptima jornada que ahora. El Levante también jugó el miércoles y estaremos frescos. En intensidad y kilómetros recorridos fuimos mejores que el Valladolid. El factor fatiga no será determinante».

Corregir errores: «El fútbol es un deporte de aciertos y errores. Fue una pena empatar por ese fallo individual, pero a los futbolistas no se le puede reprochar nada porque lo dan todo. El que toma decisiones se equivoca. El empate fue una concatenación de decisiones y de errores. Olaza iba a sacar el córner, lo hizo otro y cayó suelto en el área, a donde llegó ese rebote. Con el 2-0 no estaríamos comentando nada de esto».

Opción de Nino para ser titular: «Todos deben estar preparados para jugar de inicio o en cualquier momento. Lo digo y lo mantengo: nadie se ha desconectado. Para Nino se abre ahora una oportunidad de tener más minutos».

Críticas a Rigoni: «Es normal que cuando los resultados no acompañan pueda haber más críticas. Si hubiese marcado el 2-0 hubiese sido la foto del partido. No participo del análisis resultadistas porque no los comparto. Rigoni está fastidiado porque sabe que el partido estuvo en esa acción. No sé si está pendiente de las criticas pero el profesional debe saber que un día te dicen que todo es bueno y a la jornada siguiente, lo contrario; hay que aceptarlo».

Levante salvado, más peligroso: «Siempre tendemos a pensar que alguien con todo hecho puede jugar relajado, pero puede darse la situación en los dos sentidos. Sin nervios pueden jugar mejor. El Levante cuenta con una excelente plantilla y aunque nos juguemos más que ellos, no vendrán a cumplir el expediente porque conozco a Paco López, con quien compartí vestuario y somos amigos».

Cambiar el esquema de juego: «Contamos con dos sistema trabajados. Las bajas te condicionan porque estamos faltos de delanteros. Siempre hay una segunda idea».

Palabras de Mendilíbar: «Sabiendo cómo es Mendilíbar no le pega descartarse y lucharán hasta el final. Pase lo que pase el sábado, seguiremos peleando. La competición es dura. En mis dos campañas anteriores en el Elche, en una nos salvamos en la penúltima jornada empatando ante el Barça, evitando ir a Sevilla a vida o muerte; y en la siguiente fue menos duro en lo deportivo pero en lo social resultó terrible. Hay confianza plena en la gente que trabaja conmigo y con mi grupo. Sabemos que es difícil aunque pensamos que lo vamos a conseguir».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *