La pandemia se detiene en Israel

Israel ve cada vez más próximo el final definitivo de la pandemia. Si bien los expertos suelen mostrarse cautos porque la COVID-19 es imprevisible, los datos que registra el país invitan al optimismo. El Gobierno ha señalado este viernes que, por primera vez en diez meses, en Israel no ha habido fallecidos por coronavirus durante el último día, con lo que la cifra total de muertes se mantiene en 6.346. Asimismo, el Ministerio de Sanidad israelí ha indicado que, durante las últimas 24 horas, se han confirmado solo 129 casos, lo que sitúa el total en 837.870. Esto supone un notable descenso después del drástico repunte que sufrió el país a finales de enero, llegando a alcanzar las 10.000 infecciones diarias. Actualmente, tiene 1.897 casos activos, entre ellos 160 en estado grave.

Efectiva campaña de vacunación

“Este es un tremendo éxito para el sistema sanitario y los ciudadanos israelíes. Juntos estamos erradicando el coronavirus”, ha señalado el ministro de Sanidad de Israel, Yuli Edelstein, sobre estos datos a través de un mensaje publicado en su cuenta de Twitter. Y es que el país ya ha vacunado a más del 80% de la población mayor de 16 años. Según el portal Our World in Data, 5.374.276 personas han recibido al menos una dosis de la vacuna, más del 62% de la ciudadanía, y 5.005.418 han completado la pauta de vacunación, lo que supone casi el 58% de los ciudadanos.

Además, Israel espera comenzar pronto una segunda campaña de vacunación, esta vez destinada a los niños. “Vayan preparando sus hombros para dentro de unos seis meses. Y los de los niños también, pues estimamos que entonces ya se habrá aprobado la vacunación para ellos”, dijo el primer ministro, Benjamin Netanyahu, durante una conferencia que ofreció el martes junto a Yuli Edelstein, ministro de Salud. Ambos expresaron su confianza en que las vacunas ya se habrán aprobado para aplicarse en niños menores de 16 años cuando comience esta nueva campaña.

Este anuncio se realizó unas horas después de que el país alcanzara un acuerdo con Pfizer y Moderna para comprar 16 millones de nuevas dosis de estas vacunas. “Debemos estar preparados porque siempre puede haber sorpresas con una nueva variante”, manifestó Netanyahu. Por el contrario, el Ministerio de Sanidad ha decidido desprenderse de las vacunas desarrolladas AstraZeneca tras haber renunciado a utilizar los 10 millones de dosis que había contratado con la farmacéutica.

La vida es cada vez más ‘normal’

El pasado domingo, los israelíes recibieron una gran noticia que les permitía vislumbrar la nueva normalidad más cerca. Después de haber superado para ya en ese momento el 50% de la población con las dos inyecciones puestas, las mascarillas dejaron de ser obligatorias al aire libre. “Las mascarillas están destinadas a protegernos contra el coronavirus. Después de que los expertos de la salud llegaran a la conclusión de que ya no son necesarias al aire libre, decidí permitirlo acorde a su recomendación”, anunció Edelstein. De momento, seguirán siendo obligatorias en espacios cerrados, una medida que permanecerá hasta que se alcance un 70% o 75% de población totalmente vacunada, aproximadamente.

Además de esto, los ciudadanos de Israel han podido comenzar a asistir a conciertos o grandes eventos deportivos gracias al ‘pase verde’ que han adquirido las personas vacunadas. Según recoge la CNN, este certificado permitirá desempeñar con normalidad actividades tan cotidianas como salir con los amigos o ir a un gimnasio, un restaurante o una peluquería. La profesora Ayelet Baram-Tsabari, jefa del grupo de investigación de Comunicación de Ciencia Aplicada del Technion, el Instituto Tecnológico de Israel, considera que esto puede ayudar a convencer a la población de vacunarse.

Acuerdo con Baréin para aprobar un pasaporte de vacunación

Otra medida para otorgar más libertad a las personas vacunadas es el acuerdo alcanzado entre los gobiernos de Baréin e Israel este jueves crear los denominados ‘pasaportes verdes’. El Ministerio de Exteriores de Baréin dijo en un comunicado que este acuerdo “establece un precedente internacional” para el reconocimiento mutuo de los certificados de vacunación y permitirá que las personas que hayan sido vacunadas puedan viajar libremente entre estos dos países líderes en vacunación.

Asimismo, las personas que hayan recibido una vacuna autorizada en ambos países estarán exentas del periodo de cuarentena y podrán ingresar en lugares de ocio y centros comerciales que requieran el pasaporte verde para que, a través de un código QR, se pueda certificar las personas que han completado la puta y así facilitar el movimiento de personas. “El proceso de identificación se realizará de forma digital, lo que facilitará enormemente la entrada a ambos países. Este acuerdo contribuirá a fortalecer las relaciones turísticas, comerciales y económicas entre los dos países”, señala la nota.

La nota del departamento bareiní aseguró también que, en un futuro, “se harán arreglos para las personas que han sido vacunadas con una vacuna que no está reconocida por uno de los dos países”, sin precisar cuándo se empezará a implementar esta medida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *