El Barça alarga la sonrisa

Con el partido que jugó Obradoiro en el Palau, más que correcto, no es suficiente para ganar al Barça. Ni siquiera a un Barça lejos de su mejor versión, con la mente ya puesta en la Final Four de Colonia, pues los partidos de liga que quedan solo confirmarán su segunda posición. Al Obradoiro le condenó un mal porcentaje en el tiro exterior, una defensa del Barça intensa durante buena parte del partido y la incapacidad de frenar las transiciones locales. Pese a ello, metieron el susto en el cuerpo a los de Jasikevicius en el arranque del último cuarto.

El Barça salió bien al parqué del Palau, concentrado e intenso, dominando más el juego que el marcador. Pudo correr ante la impotencia de un Obradoiro que vivió de Enoch en los primeros minutos, pero que encadenó malas rachas de anotación. Con porcentajes muy bajos de tiro, al Barça le hizo falta poco para ponerse por delante. Unos puntos de Gasol, dos canastas de Mirtoic y unos buenos minutos de Smits fueron suficientes para ponerse claramente en ventaja (27-17).

Pese a que la distancia fue creciendo y encogiéndose durante el segundo cuarto la sensación siempre fue que el Barça jugó cómodo y Obradoiro a remolque. Los menos habituales gozaron evidentemente de más minutos (Higgins y Davies descansaron) y tanto Abrines como Kuric, que casi siempre salieron con mucha ventaja en el bloqueo, gozaron de tiros liberados.

La ventaja siguió rondando los diez puntos en un partido controlado por el Barça. Mejoró ligeramente Obradoiro los porcentajes de tiro, pero el Barça siguió corriendo. Destacó Bolmaro, impreciso en la finalización, bien distribuyendo y cogiendo rebotes e importantísimo para que el Barça pudiese correr. La defensa azulgrana, impecable en el tercer cuarto, les permitió sumar un parcial demoledor pero unos últimos minutos desacertados enterraron buena parte de la diferencia (57-48).

El desconcierto entre los azulgranas continuó, permitiendo a Obradoiro entrar totalmente en la contienda (57-55) con Enoch y Mike Daum de protagonistas. Los visitantes empezaron a complicar mucho más los tiros al Barça, que se quedó a cero en los primeros minutos del cuarto definitivo.

Obradoiro tuvo numerosas ocasiones para ponerse por delante, tiraron cuatro triples para hacerlo, pero no tuvieron el acierto de Abrines; 6 puntos del mallorquín calmaron las aguas sin que Obradoiro renunciase aún al partido (71-62). Westermann les acabó de doblegar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *