Aprobados y suspensos del Real Madrid contra el Granada

Courtois: placidísima primera parte en la que lo máximo que tuvo que hacer fue salir a atajar por bajo un balón al que llegaba Molina en carrera. En la segunda mitad sí tuvo trabajo y apareció, vaya si lo hizo: primero detuvo un disparo de Luis Suárez que llevaba veneno, no pudo hacer lo mismo con el rechace, que Molina metió en la red; y luego sacó una mano impresionante a disparo de Quina. Estuvo metido hasta el final: le negó un gol a Suárez en la última jugada.

Marvin: una de las sorpresas del once ante el estado físico de Odriozola. Y el castillista cumplió con nota, atacando los espacios en el flanco derecho del ataque y no sufriendo demasiado en defensa. Peleó un balón en la media que ganó y acabó en Rodrygo, que lo aprovechó para hacer el 0-2. Se llevó una entrada muy dura de Machis que el árbitro no consideró ni amarilla y al descanso dejó el sitio a Odriozola, con problemas en uno de sus tobillos.

Militao: impresionante primera parte, apareciendo al corte en cada intentona del Granada. Su momento de forma es especial y con él se está ganando la candidatura al once el curso que viene, sobre todo si Ramos y Varane no siguen en el Madrid. Afeó su duelo con una amarilla tras una dura entrada sobre Molina.

Nacho: como Militao, muy entonado atrás (aunque vio la amarilla por una entrada dura sobre Molina) y además apareciendo en ataque, descolgándose por ambos costados para apoyar a los laterales. Otro en un momento dulce y ganándose el sitio en la lista de Luis Enrique para la Eurocopa.

Miguel Gutiérrez: debut como titular brillante del canterano, que apenas sufrió atrás, mostró mucha veteranía en las marcas y cuando apareció en ataque, lo hizo con criterio. Así asistió a Modric para el 0-1, con un pase picado desde la frontal en el que le ayudó que Duarte se durmió y no detectó al croata.

Modric: buena primera parte, coronada con un gol para el 0-1 aprovechando un gran pase de Miguel Gutiérrez. El croata, indetectable, se coló por la espalda de Duarte y remató con la zurda potente, haciendo pasar el balón bajo las piernas de Rui Silva. Se las apañó bien en momentos de presión alta del Granada, aunque según avanzó el duelo se le empezó a ver cansado. Sus 35 años se notan a estas alturas del curso.

Casemiro: bien en labores de construcción, algo cohibido en defensa, consciente de que estaba apercibido y de que una amarilla le dejaría fuera del encuentro del domingo ante el Athletic en San Mamés. Recuperó el balón antes del 1-4 de Benzema; el Granada pidió mano en esa acción, pero ni Gil Manzano ni el VAR lo consideraron.

Valverde: muy importante en la primera parte con su zancada y capacidad para desatascar en la medular. Se presentó en la frontal más de una vez, aunque le faltó probar el remate, salvo en el arranque del segundo tiempo que lo hizo, sin éxito. Se fue en el 62’ para dar entrada a Isco.

Rodrygo: buenos minutos en la primera parte, cuando agarró el balón lo hizo para moverlo con criterio y encontró el premio en la prolongación previa al descanso con un buen gol, tras conducir desde el medio campo, internarse en el área, amagar hacia afuera y fusilar raso con la derecha. Dejó el sitio en el 62’ a Asensio.

Benzema: empezó el partido dejando un aviso con un cabezazo que Rui Silva evitó con una mano salvadora. Se centró luego en labores de construcción, dando salida al juego blanco y arrancando en algunas contras en las que Vinicius no le encontró. Sí dio con el premio en la segunda mitad, gracias a un regalo de Rui Silva en la frontal; tras el fallo del portero, no se adelantó y fintó para hacerse el hueco. Desde 25 metros, resolvió con clase, suave y por el centro de la portería, a puerta vacía.

Vinicius: lo de siempre, buenas arrancadas y capacidad para desequilibrar, pero malas definiciones. En una de ellas intentó resolver él y al menos chutó entre palos, pero a las manos de Rui Silva. Se fue en el 62’ para que entrase Hazard. Necesita concretar, si no lo hace va a tener difícil jugar con continuidad en el Madrid.

Odriozola: entró en el 46’ por Marvin. Cumplió y se dio el gustazo de marcar el 1-3, a pase de Hazard, apareciendo como un mediapunta. Fue un gol importante, justo tras el 1-2 del Granada que llevó peligro al resultado. Aprovechó los minutos.

Isco: media hora para el malagueño, sin excesivo brillo, tras salir en el 62’ por Valverde. Parece que sepa que son sus últimos partidos de blanco (pidió salir en enero y volverá a hacerlo ahora) y cuesta verle tan metido como en otros tiempos. Perdió un balón en la última jugada que casi acaba en gol de Suárez; lo evitó Courtois.

Asensio: salió en el 62’ por Rodrygo y al poco tuvo una buena ocasión para marcar, pero no se esperaba el balón y su remate, defectuoso, salió alto. Sí apareció bastante para engrasar el juego del equipo en el medio.

Hazard: salió en el 62’ por Vinicius y a los pocos minutos dejó una asistencia para Odriozola en el 1-3 que llevó la tranquilidad al Madrid. Afeó su actuación con una pisadita en la propia frontal del Madrid en la que perdió el balón y casi termina en gol del Granada; que se lo agradezca a Militao, que lo evitó. Mala señal que lleve dos suplencias seguidas tras lo de Londres.

Mariano: salió en el 78’ por Benzema. Unos pocos minutos en los que no pudo hacer gran cosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *