Liberan a los primeros mosquitos modificados genéticamente en EEUU

Por primera vez estarán en circulación mosquitos modificados genéticamente en Estados Unidos, mediante un proyecto de la empresa británica Oxitec para intentar reducir la población de unos mosquitos determinados, los Aedes Aegypti, que son los transmisores de enfermedades como la malaria, el zika, la fiebre amarilla o el dengue.

Han sido soltados en los Cayos de Florida, donde representan el 4% de la población de nematóceros, tras un proceso de aprobación largo y complejo. Oxitec cuenta con experiencia, ya que ha logrado reducir en más de un 90% la población de estos mosquitos en otros países como Panamá, Malasia, Brasil o las Islas Caimán.

La idea es que lleguen a un total de cientos de millones de mosquitos los modificados genéticamente, lo cual no ha sido bien acogido en las comunidades de la zona. A finales de abril ya comenzó la primera fase de ensayo, colocando cajas de huevos en seis emplazamientos. De ahí saldrán unos 12.000 mosquitos, se estudiará cómo se comportan, y tras ello se podrán liberar otros 20 millones.

¿Por qué esos mosquitos? ¿Cómo actúan?

Los mosquitos liberados son todos machos, de manera que no pican y solo se alimentan de néctar. Generan un gen letal y al aparearse con las hembras impiden que la descendencia femenina alcance la madurez, falleciendo estas cuando están en la fase embrionaria y eliminando así cualquier tipo de enfermedad que pueda surgir.

“Hay un amplio consenso entre las autoridades sanitarias de EE UU sobre esta nueva generación de herramientas de control del vector que son seguras, específicas y rentables”, explica Oxitec en un comunicado.

Oxitec se defiende de las críticas

Para la empresa británica, las herramientas ideadas como los mosquitos son “urgentemente necesarias para combatir la creciente amenaza que representa el Aedes Aegyptis sin tener un impacto sobre el ecosistema”, añade en el comunicado.

Pretenden estudiar a esta nueva especie para ver cuánto se desplazan o cuánto vivirían en esta primera fase, de manera que se pueda confirmar que son capaces de acabar con los descendientes hembra tras haber sido fertilizados.

Defienden que es una apuesta segura y económica, más que el uso de pesticidas y otros productos que suelen ser lo utilizado. Sin embargo, desde algunas organizaciones ecologistas se afirma que los resultados de otros experimentos de Oxitec se han exagerado y pretenden demandar a la Agencia Medioambiental de EE UU, asegurando que han dado el visto sin haber evaluado lo suficiente el impacto medioambiental que puede ocasionar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *